Entrenamiento de caninos: detectores de sustancias controladas

La mayoría de las personas somos amantes de los caninos, ya que nos brindan su amor y fidelidad por el resto de su vida, los perros son realmente adorables y una muy buena compañía; existen caninos que son parte de una familia, los que asisten a personas discapacitadas y los perros que ayudan a la policía a mantener el orden público, a ellos dedicaremos este artículo, a los caninos detectores de sustancias controladas. Algunos tenemos la idea o existen rumores de que los drogan para fomentar un síndrome de abstinencia y así puedan detectar ciertos narcóticos, aquí la explicación.

Tipos de caninos

Según la Guía para el Entrenamiento de Caninos al Servicio de la Policía Nacional existen caninos detectores de sustancias controladas (explosivas, narcóticas, tabaco, papel moneda, alcohol), caninos detectores de olores humanos (rastro, oteo, búsqueda de personas en catástrofes y búsqueda de cadáveres), caninos de trabajo social (intervención terapéutica a personas en situación de discapacidad, escuadra de relaciones públicas, patrulla y defensa controlada).

¿Cómo seleccionan a los caninos?

Para la recepción de caninos por cualquier modalidad descrita por la Policía Nacional se realizará previamente una evaluación (test de selección) por parte del comité técnico de la Escuela de Guías y Adiestramiento Canino. Para el caso de entrada por compra, se deberá colocar una cláusula adicional en la contratación refiriendo el test de selección antes de ser adquiridos o recibidos en las instalaciones del Grupo Remonta y Veterinaria o la Escuela de Guías y Adiestramiento Canino.

Dicho test identificará a los caninos con perfil óptimo para el entrenamiento policial.

Entrenamiento de caninos detectores de sustancias controladas

El entrenamiento de caninos detectores de narcóticos, explosivos, divisas, tabaco y alcohol está fundamentado en tres fases.

Fase 1: potenciación de impulsos

En esta fase se incrementan cinco impulsos apropiados para el entrenamiento en detección como son: cobrar, cazar, olfatear, presa y rastrear, fortalecidos a través de ejercicios en todo tipo de lugar, aplicando métodos para facilitar el aprendizaje y equilibrar el carácter en el canino como son: imitación, estimulación auditiva, visual, sensitiva y material, manejando tres principios básicos: de fácil a difícil, de vista a olfato y de conocer a no conocer.

Ejercicio de cobro

Son lanzamientos progresivos de uno o más metros con visibilidad del canino hacia el mordedor, para asociar e incrementar los impulsos, fijar un olor, obedeciendo a un estímulo; se realiza en recintos cerrados, abiertos y vehículos. Se buscará generar total confianza mental del canino por el mordedor, haciendo que el canino viva por el mordedor.

Resultado de imagen para ejercicios de cobro para caninos

  • Ejercicio de cobro empleando cuerda de manejo

El objetivo del ejercicio es tener control sobre el canino, medir nivel de impulsos, definir el mordedor apropiado, fortalecer la permisibilidad a la competencia y despertar deseo de búsqueda a la pérdida del mordedor. El número de repeticiones es gradual de acuerdo con la capacidad y grado de aprendizaje del canino.

  • Ejercicio de cobro sin cuerda de manejo

Posterior a identificar la motivación del canino frente a los ejercicios y la actitud del guía, se puede establecer el vínculo guía y canino. En esta etapa se efectúan ejercicios de cobro sin cordel, para dar independencia y mejorar la capacidad del canino en el escenario.

  • Ejercicio de jauría

El objetivo de este ejercicio es hacer que todos los caninos se socialicen entre sí y aprendan por imitación a tomar y competir el mordedor que gira en torno al grupo, permitiendo fortalecer el temperamento, el carácter y los impulsos.

  • Ejercicio de presa en movimiento

Este ejercicio se realiza en un espacio amplio, sujetando el mordedor de entrenamiento a una cuerda y generando movimiento, simulando una presa, se realiza de manera individual a cada canino.

  • Ejercicio de polea

El ejercicio busca elevar en el canino, el nivel de presa y fortalecer el carácter al encontrarse con la dificultad de obtener el mordedor. Es un ejercicio práctico donde el canino debe hallar y morder el mordedor para poder ganarlo, no se deben levantar los aplomos posteriores o traseros el canino del piso.

  • Ejercicio de lanzamiento bajo estiba

Se realiza el ejercicio para fortalecer la permanencia durante un determinado tiempo en un punto fijo, fijar el olor, generarle confianza e independencia; este ejercicio aplica con el mordedor quieto o en movimiento. El desarrollo del ejercicio consiste en lanzar el mordedor impregnado bajo la estiba y enviar al canino a cobrarlo.

  • Ejercicio de primera inspección montículos

El objetivo es hacer que el canino comprenda el patrón de búsqueda en línea y fije la sustancia. El desarrollo del ejercicio consiste en armar una pista lineal con piedras o elementos fáciles de mover, esconder un mordedor impregnado, con el fin de que este sea ubicado por el canino y tomado con facilidad. La secuencia de ejercicios inicia en el primer obstáculo y se debe hacer con el canino controlado.

  • Ejercicio de cobro en vehículos

Actividad realizada para verificar el carácter y nivel de adaptación a diferentes tipos de vehículos. El ejercicio consiste en realizar lanzamientos cortos del mordedor alrededor, debajo y dentro de vehículos, permitiéndole al canino su recuperación y posterior competencia con el guía.

  • Ejercicio de cobro en superficies lisas con emisión de sonidos

Se verifica el carácter y la adaptación a nuevos escenarios donde se establece el interés por el mordedor, frente a los conflictos que genera el medio. El desarrollo del ejercicio consiste en hacer lanzamientos cortos en texturas lisas, con emisiones de sonidos y diferentes elementos, simulando un lugar público “terminal de transporte”; el canino debe recuperar el mordedor y competir con el guía.

Fase 2: asociación de sustancias en canino

 Esta fase fortalecerá la capacidad de identificar las sustancias específicas a detectar, aumentando, en la memoria olfativa a largo plazo, las posibilidades de conocer y discriminar las sustancias.

LEER MÁS  Xolos de Tijuana vs Tigres Semifinales CL 2017 EN VIVO

Resultado de imagen para asociacion de sustancias, perros policias

Metodología cuatro en uno para la asociación de sustancias

Este método consiste en colocar hasta cuatro olores de sustancias en un objeto de recompensa primario (caja cargada) y presentarlos al canino simultáneamente.

Asociación o impresión de olores: Se desarrolla en un periodo de tiempo de 5 a 10 días, haciendo uso del método 4 en 1, en cajas como fuente de olor.

Prueba de individualización de olores: El propósito es evaluar y determinar si el canino conoce cada olor individualmente.

  • Caja de agujero grande:

Es una caja de forma cúbica, donde se depositan mordedores. Un lado estará sin cubrir. El ejercicio en caja de agujero grande pretende que el canino realice la actividad de presa y cobro introduciendo la cabeza en la caja, con el fin de familiarizarlo con este elemento.

  • Caja uno o cargada

Caja marcada con las letras C.C. con un orificio circular en la parte superior y otro en un costado, dentro de esta caja estarán depositadas las sustancias a ser entrenadas en la memoria olfativa a largo plazo del canino y se desarrolla la fórmula A=C.

Resultado de imagen para entrenamiento de perros policias con cajas

  • Caja dos o de búsqueda (caja vacía + caja cargada):

En este ejercicio el canino realiza la primera búsqueda, discriminando entre una caja vacía y una cargada. A=C.

  • Caja dos variable uno (caja cargada + caja vacía):

Este ejercicio inicia cuando el canino empiece a intentar evadir la caja vacía, para ir directamente a la caja con olor, evitando una posible fijación visual, y consiste en cambiar las cajas entre sí.

  • Caja tres o de indicación (dos cajas vacías + caja cargada):

Manteniendo la caja cargada en la tercera posición a la derecha, coloque dos cajas vacías en la posición uno y dos, con una separación de máximo cuarenta centímetros entre sí. En este ejercicio se debe enseñar la indicación de sentado al canino aplicando la fórmula: A+B=C.

  • Caja tres variable:

El ejercicio inicia cuando el canino omite la revisión de las cajas vacías “uno y dos” para ir directamente a la caja con sustancia. Se realiza con el fin de evitar fijación visual. Con este ejercicio se hace entender al canino que el olor de la sustancia entrenada la que brinda la recompensa.

  • Caja cuatro o de engaño (tres cajas vacías + caja cargada):

Manteniendo la caja cargada en la cuarta posición a la derecha, coloque tres cajas vacías en la posición uno, dos y tres, separadas a máximo cuarenta centímetros entre sí.

  • Caja cuatro variable:

El ejercicio inicia cuando el canino omite la revisión de las cajas vacías “uno, dos y tres” para ir directamente a la caja con sustancia. Se realiza con el fin de evitar fijación visual, con este ejercicio se hace entender al canino que el olor de la sustancia es el que brinda la recompensa.

Debido a que los caninos suelen memorizar este tipo de ejercicios, se hacen otro tipo de entrenamientos en donde se “rompe el patrón”,  como por ejemplo el ejercicio muro de búsqueda: en donde el canino tendrá la autonomía de señalar al guía el lugar donde se encuentra la sustancia, mediante el sentado. Este ejercicio representa la transición a la fase de registro. Otro más es el ejercicio de escalera: es un laboratorio que simula una banda trasportadora. Se empleada para afianzar la respuesta y socializar al binomio a lugares reales. El desarrollo del ejercicio consiste en enviar al canino a olfatear cada orificio de manera ordenada, una vez emite la respuesta de sentado recibe el mordedor desde la fuente de olor por un auxiliar de pista. En este punto termina la etapa de asociación, realizando una evaluación por parte del instructor y si es el caso se pasará a la fase de registro.

 Imagen relacionada

Fase 3: registro

El registro hace referencia al sistema metodológico que el canino y el guía aprenderán para realizar inspección a muebles, inmuebles o personas. En esta etapa el guía fortalece en el canino la habilidad para desplazarse en los escenarios, desarrolla la capacidad de identificar los cambios de comportamiento ante el hallazgo de una sustancia realmente escondida y de recompensarlo sin la ayuda del instructor. El canino aprende la secuencia de búsqueda de la sustancia en los lugares y elementos, fortaleciendo la respuesta de sentado o echado frente al lugar donde se encuentra la sustancia “fuente de olor”. Este aprendizaje se logra efectuar en el canino a través de repeticiones con el fi n de desarrollar la memoria mecánica del canino. Otro aspecto que se determina en esta fase es la particularidad con énfasis en zona urbana o rural, especialmente para los caninos detectores de explosivos que participan como apoyo a la erradicación de cultivos ilícitos.

Conforme el canino va mostrando sus habilidades y avance en este arduo entrenamiento, las fases se van complicando, se hacen pruebas en lugares abiertos y reales en donde las sustancias están ocultas en lugares donde ni siquiera el guía sabe en donde se encuentran.

Una vez el canino supere el entrenamiento, la Escuela de Guías y Adiestramiento Canino expide un certificado de aptitud para el trabajo en la especialidad entrenada, según lo dispuesto por el Manual Logístico de la Policía Nacional.

Para mayor información visita:

http://www.policia.edu.co/documentos/normatividad_2016/guias/Gu%C3%ADa%20para%20el%20entrenamiento%20canino.pdf

[Total: 0    Average: 0/5]

About author Ver todos los posts

Ale

Licenciada en Pedagogía, graduada de la Universidad Veracruzana en la ciudad de Xalapa.