Construye tu asador casero para preparar tus parrilladas familiares

Los mexicanos, los argentinos y en general los latinoamericanos somos muy aficionados al consumo de carne asada en sus distintas variedades. Una de nuestras actividades favoritas en grupo es salir de día de campo;  disfrutar de bebidas con alguna graduación de alcohol; y para dar gusto al estómago, asar al aire libre carnes rojas para preparar arracheras, churrascos, cecina, tasajo, etc. Pero no es necesario salir de día de campo, si disponemos de un asador casero.

Los placeres de un día de campo, sin salir del jardín

Asador casero

Hay muchas formas de asador casero, y pueden crearse con materiales muy distintos

A veces, amigos y familiares deciden quedarse en casa de alguien que tenga un jardín espacioso; aun así no hay motivo para privarse de un buen asado; todo lo que se necesita es contar con un buen asador casero construido por profesionales. Un lujo que no todo mundo se puede dar, dado el costo de la mano de obra especializada.

Sin embargo, hay personas sumamente ingeniosas que se han ideado la manera de, sin ser unos expertos en el arte de la construcción ni disponer de grandes recursos, construir ellas mismas su asador; su objetivo es aprovechar sus espacios al aire libre y preparar en su jardín toda clase de carnes y verduras asadas.

Los expertos del vídeo que acompaña este artículo hicieron gala de gran creatividad y habilidad para construir su propio asador casero metálico; partieron de un tinaco o barril reutilizado. Siguiendo cuidadosamente los pasos mostrados por el vídeo, el lector aficionado al “hágalo usted mismo” conseguirá  crear por sí mismo un funcional asador casero. Un verdadero invento casero de alto nivel.

Otras personas quizá prefieran construir un asador casero de ladrillos, o a base de tabicón o bloques de concreto. Para ellos tenemos algunas indicaciones de tipo general que orientarán al aficionado acerca de los pasos más elementales para la erección de un quincho asador casero.

Diseña tu asador casero

La revista virtual Homify cuenta con numerosos diseños de asador casero, de poco grado de dificultad, para que todos nosotros seamos capaces de realizar nuestra propia obra con un poco de empeño y paciencia.

El primer e indispensable paso es realizar tú mismo un bosquejo de tu propia idea, ya sea inspirándote en los sugerencias de Homify o páginas similares, o diseñando un asador surgido totalmente de tu propia imaginación.

El boceto preliminar te ayudará a saber cuánto material necesitarás y podrás afinar tu presupuesto. Así que lápiz, goma, regla y unas cuantos pliegos de papel bond bastarán para esta primera etapa.

Enseguida, échale un vistazo a tu bodega, quizá tengas las herramientas suficientes para empezar la cristalización del proyecto. En su defecto no será difícil adquirirlas en la ferretería más cercana. Pala, cuchara de albañil, guantes, gogles para proteger los ojos, ropa resistente para el trabajo rudo, botas, un par de cubetas grandes de plástico o metal, cinta métrica y algunas tablas debieran ser suficientes.

Si tu jardín o patio trasero disponen de una espaciosa acera, podrías aprovechar ese espacio para erigir ahí mismo el asador casero, ya que ofrece una perfecta base para iniciar la construcción.

En su defecto, tendrás que construir la base en el sitio de tu predilección.  Limpia muy bien la superficie, escarba hasta que el sitio elegido quede al menos unos cinco centímetros por debajo del nivel del terreno circundante.  Parece agotador, pero lo bueno es que la superficie de la base no necesita ser de más de seis metros cuadrados. Incluso dos metros cuadrados son suficientes, dependiendo del tamaño del asador que tengas en mente.

Bajo la mirada de la suegra

 

Una vez que el suelo así trabajado esté plano y parejo, colocarás sobre él una base de hormigón. Para ello necesitarás cemento autonivelante.  Procura que la parte superior sobresalga del suelo aledaño por lo menos ocho centímetros; lo lograrás cercando con las tablas el perímetro de la excavación. Trabaja todo el tiempo necesario en nivelar perfectamente el suelo de cemento; de su horizontalidad depende la estabilidad del asador. Una o dos jornadas para colocar el suelo y dejarlo secar serán suficientes.

Al día siguiente, si el clima es favorable, llegará la ocasión de pasar a la fase segunda del proyecto. Tanto si tú mismo has construido la base, como si decidiste aprovechar una banqueta ya existente, deberás seguir cuidadosamente los siguientes pasos.

En primer lugar, tendrás que barrer y limpiar excelentemente la superficie de la base, tal y como si tu suegra te vigilara, ya que cualquier partícula de polvo o de basura demeritaría la calidad del trabajo.

En la superficie ya barrida, marca el perímetro del asador casero elegido. Deberá contar con dos áreas, una de ellas, la más grande, será para el asador propiamente dicho, y la más pequeña estará junto a la grande. Servirá para un espacio de trabajo para picar carnes y verduras. Las dimensiones del área para preparar los asados dependerán de las medidas de la parrilla que desees colocar.

LEER MÁS  Bálsamo para barba, aceite para barba y el mágico minoxidil

Un quincho de ladrillos

 

El material para construir tu quincho o asador casero puede ser tabicón; o bien, ladrillos o bloques de concreto,;básicamente la técnica es la misma para todos ellos. Todo lo necesario está disponible en el mercado. Para los casos particulares de los bloques de concreto o ladrillo, Sodimac excelentes tutorial en su canal de Youtube.

Necesitarás asimismo obtener mortero mezclando arena, agua y cemento. Aunque si lo prefieres, puedes indagar en la casa de materiales para construcción sobre cemento ya listo para mezclarse sólo con agua.

El mortero tradicional no es difícil de preparar: Abre un bulto de cemento, toma tres paladas del material y mézclalas con una palada de arena. A esta combinación agrégale 12 litros de agua. Revuelve constantemente la mezcla hasta que adquiera una consistencia adecuada, ni muy pastosa ni muy aguada. Es muy importante que no agregues cal a la mezcla, ni barnices los ladrillos, ya que éstos son materiales inflamables.

En el caso de un asador de ladrillos, es necesario que coloques una cama de mortero sobre la superficie, con el fin de adherir sobre ella la primera línea de ladrillos. Un detalle que debes recordares mojar cada ladrillo antes de colocarlo, para mejorar su adherencia. Recuerda que el mortero se fragua a los 40 minutos aproximadamente, por lo que una vez preparado debes trabajar diligentemente, sin prisas, pero sin interrupciones. Otro detalee importante es dejar un espacio de un centímetro entre los ladrillos de la misma línea.

Paso a paso, ladrillo a ladrillo

Hay que colocar pacientemente ladrillo tras ladrillo, línea tras línea, con suficiente mortero entre cada línea. Los ladrillos de la segunda línea deben colocarse traslapados sobre los de la línea inicial; los de la tercera deben traslaparse sobre los de la segunda, y así sucesivamente. Esto proporcionará estética y firmeza al asador. Para corregir cualquier desviación que presenten los ladrillos emplea un mazo de goma, o el mango de la cuchara, dando golpecitos suaves y firmes. Puedes incluso, guante en mano, pasar un dedo sobre las líneas de cemento entre los ladrillos para darle un mejor acabado a tu quincho. Cualquier corrección hay que hacerla cuando la mezcla está aún pastosa y maleable.

Tras cada sesión de construcción aprovecha para retirar el exceso de cemento que haya quedado adherido a las paredes del asador.

Ladrillos refractarios resistentes al fuego

Los expertos recomiendan colocar el espacio para el carbón y para las parrillas a niveles cómodos para la manipulación del combustible y los alimentos; siempre a una altura no mayor a un metro. A un nivel de 72 centímetros, se ha de colocar el espacio que alojará al carbón. Para ello hay que poner varillas corrugadas y fijarlas con cemento. Sobre ellas va una plancha de metal de las mismas medidas que tendrá la parrilla. Se recubre con ladrillos refractarios, que son ideales para soportar las altas temperaturas que alcanza el carbón encendido; contienen una mezcla de albúmina y asbesto. Estos ladrillos hay que fijarlos con un mortero especial, conseguirás el cemento para este mortero en tu ferretería de costumbre. También las paredes del asador, en torno a la plancha de metal, se recubren con ladrillos refractarios; procura que este recubrimiento alcance una altura de diez centímetros.

Por encima del espacio para el carbón van dos niveles de parrillas removibles, para distintos grados de cocción. Cada parrilla ha de colocarse sobre ladrillos refractarios insertados en las paredes del quincho; éstos deben ser perpendiculares a los ladrillos fiscales o normales. Estos ladrillos refractarios servirán de soportes a las parrillas.

La primera parrilla sostenida con ladrillos refractarios quedará a 84 centímetros de altura sobre el suelo. La segunda se fijará a 94 centímetros de la superficie.

Evita los materiales inflamables

Recuerda no barnizar ni impermeabilizar los ladrillos de un asador, ya que eso los haría inflamables. Es más, al terminar la obra, moja el asador durante cuatro o siete días; así humedecerás los ladrillos y evitarás que se quiebre el mortero.

Recordarás que dijimos que en el espacio aledaño al asador propiamente dicho, va un cubículo destinado a área de trabajo; ahí podrás tener cuchillería, utensilios para el asado, condimentos, carnes, etc. Es lo mismo que en el quincho, puedes colocar dos cubiertas desmontables; pueden ser de madera y no necesitarán ladrillos refractarios; pueden apoyarse sobre pinchos metálicos colocados a distintas alturas. Siempre hay que buscar la comodidad en el trabajo del encargado del asado.

Una vez terminadas nuestras pacientes labores, estamos en condiciones de ofrecer un suculento asado a amigos, vecinos y familiares; el verano está a la vuelta de la esquina.

[Total: 0    Average: 0/5]

About author Ver todos los posts

Fermin