Jenny McDermott: la feminista que pidió matar a todos los varones

La feminista que quiere vernos muertos a todos los varones

Jenny McDermott es una estadounidense poco común. En un país donde abundan las personas singulares, ella ha logrado llamar la atención de los medios masivos; pero sólo por sus características radicales más polémicas. A través de un discreto canal de Youtube en el cual cuenta con poco más de 800 suscriptores, Jenny McDermott, ex universitaria de treinta y tres años de edad, se esforzaba por emitir un mensaje de feminismo extremista; donde plantea una confrontación total y feroz contra los varones.

Jenny McDermott cree que el “patriarcado” debe ser suprimido; se define como “veganosocialista” y cree en la necesidad de terminar con la era de machismo; no importa si es a costa de suprimir la parte masculina de la humanidad si es preciso.

Entre sus frases incendiarias, Jenny McDermott exclama diciendo que está “harta de ser una fábrica de bebés”; estas factorías humanas “producen más hombres”. Hombres que después se dedicarían a explotarla. La propuesta de Jenny McDermott más fuerte es asesinar a los bebés varones; también aplaudiría matar a todos los hombres que las mujeres encuentren en la calle.

Jenny McDermott odia a los bebés

Los bebés en la mira de Jenny McDermott

Fue tal el barullo provocado por la arenga de Jenny McDermott, a través de su video del 19 de julio de 2016, que el diluvio de críticas y ataques no se hizo esperar. Cientos de miles de usuarios de Youtube –aunque muchos a través de copias de otros usuarios- miraron y escucharon el mensaje de la “feminazi“; ni siquiera las demás feministas se sintieron inclinadas a defender a la extremista. Tras la tormenta, su popularidad descendió aún más. Más de una vez algún vídeo suyo ha sido suprimido por infringir las políticas de la plataforma de vídeos.

Una feminista humanista y cariñosa que odia a la humanidad

Incansable luchadora como lo es Jenny McDermott, no ha demorado en volver a las andadas. Se ha visto forzada a dar explicaciones de su activismo que ya cae en lo delictivo; ha tratado de salir del mal paso asegurando que sus palabras de odio y violencia no son en serio; vamos, que sólo es troleo, pues a eso se dedica: a ser un troll en las redes sociales. No obstante, se mantiene en su postura de ser muy ofensiva en su trabajo, pues le gusta trolear a todos para provocar reacciones.

Paradójicamente, Jenny se ve a sí misma como cariñosa y humanista, pues se describe en sus redes sociales como una “humanista secular”, además de ser una “feminista cariñosa”.

Ablandándose ante las innumerables críticas, la dama belicosa empieza a mostrar flexibilidad. En su nuevo vídeo “Kill All Men”, aclara que sólo deben ser asesinados los hombres que comentaron en su video original “#killAllMen” que causó todo este revuelo; según la mujer, ellos merecen morir por ser unos “retrasados”, no entendieron que ella no hablaba en serio.

Feministas en defensa de Jenny McDermott

Las feministas, a pesar de no mostrarse realmente partidarias de eliminar a sus congéneres masculinos,  han tratado de defender a su camarada. Para ellas es obvio que el vídeo del escándalo es una broma, que incluso ella lo deja claro en los primeros minutos. Por ello prodigan los calificativos de idiotas a los varones que se lo han creído.

Jenny, atea y animalista , no hace mucho por colaborar en su defensa; uno de sus vídeos lo aprovecha para hablar largamente de su alcoholismo.

Estamos ante una hater y youtuber que no se desanima a pesar de los mensajes hostiles en su canal; ni se deja impresionar cuando los dislike en sus trabajos superan a sus “me gusta”.

Mata a todos los hombres

Paralelamente a la campaña de odio de Jenny, las feministas radicales de lengua inglesa se han sumado al hastag #killallmen. A través de las publicaciones ligadas al hastag, las extremistas incitan al odio y a la violencia contra el género masculino; pretenden aniquilar instituciones del patriarcado, como la familia tradicional. Una de las jóvenes suaviza un poco su postura, debido a que algunos de sus mejores amigos son hombres; piensa que basta con eliminar a sólo cuatro de tres personas de sexo masculino.

En broma o en serio, las propuestas de eugenesia dirigida sólo contra varones han proliferado a través de Twitter: Precisando sobre la manera de eliminar a los hombres, la única objeción que ponen las misántropas en su incitación al exterminio, es acerca de la manera de ejecutarnos: no debe ser a puñaladas porque es antiestético. Así que la condición es no manchar de sangre a la matadora ni el pulcro entorno donde se cometa el crimen, pues después la liberada mujer tendría que hacer la limpieza.

Haciendo alarde de creatividad, las feministas tuiteras seguidoras de #killallmen justifican su aversión diciendo que los hombres arruinan las noches de fiesta, y que deben ser eliminados con recursos tales como el arco y la flecha.

Mujeres contra McDermott

Entre las personas más indignadas por el siniestro ¿humor? De Jenny, se encuentran  mujeres estadounidenses de perfil conservador. La confrontación entre usuarias como Gosha Frau y la youtuber McDermott, que también es apolítica y llamó a no votar en las presidenciales del año pasado, ha sido agria.

Las mujeres tradicionalistas declaran que aman los bebés y que se sentirán felices de tener muchos bebés varones. La reacción de la multifacética Jenny ha sido declarar que simplemente sus detractoras no son mujeres.

Los varones se preguntan cómo es posible que si Jenny los odia tanto, se parezca tanto a ellos. Frecuentemente el atuendo de la polemista al aparecer en sus vídeos es poco femenino; sus duras facciones acusan una actitud agresiva, hostil, a la manera de los varones machistas. Es claro que a Jenny no le gusta el estereotipo femenino clásico.

Quizá lo más extraño de todo este asunto sea que aún pareciendo el vídeo en cuestión un mensaje de odio, y apología del delito y la violencia, el canal de Jenny McDermott sigue activo, y sus vídeos no han sido retirados. ¿Youtuber y las autoridades estadounidenses no se han percatado? Tal vez sí, lo cual nos lleva a preguntarnos ¿Es esto un experimento social?

 

[Total: 0    Average: 0/5]

About author Ver todos los posts

Fermin

Close