El senador que acusa a Estados Unidos de robar territorio de México

Para el senador mexicano Patricio Martínez, miembro del gobernante Partido Revolucionario Institucional, los límites físicos que marcan la frontera del territorio de México con Estados Unidos no corresponden a las líneas fijadas en el Tratado de La Mesilla. En entrevista concedida en enero 13 a Imagen Radio, el también ex gobernador de Chihuahua precisó, que según los estudios realizados por la empresa Tal por Cual, la línea acordada en el Tratado de La Mesilla presenta un error en el cálculo de los paralelos. Se trata de un complejo estudio topográfico que da por resultado que los límites cartográficos son erróneos.

Territorio de México

En azul, el Territorio de México robado por Estados Unidos, según el senador Patricio Martínez García.

En riesgo el territorio de México

Resulta que a lo largo de unos 470 kilómetros de frontera de Arizona y Nuevo México con Sonora y Chihuahua, las líneas fronterizas están desfasadas. Error que provoca que cerca de 84 500 hectáreas de territorio de México estén indebidamente consideradas estadounidenses. De esta manera, se han perdido casi 845 kilómetros cuadrados de territorio de México sin darse cuenta.
Patricio Martínez posee estos datos desde 2012, como producto de una investigación realizada a título personal, para cuyos datos técnicos recurrió a los servicios de una empresa privada; ha propuesto al Senado mexicano tomar cartas en el asunto, pero hasta ahora no se ha tomado en cuenta su petición, a pesar de que Martínez es militante del partido en el gobierno.
Para el senador el asunto es de máxima importancia, y se deben tomar medidas de inmediato, para impedir que el muro de Donald Trump se construya sobre territorio de México.
Estados Unidos es un país de enorme extensión territorial; esa circunstancia se debe a que su territorio original se ha venido ensanchando desde principios del siglo XIX; lo ha logrado mediante la compra o conquista de tierras antes pertenecientes a las coronas francesa, española e inglesa; igualmente, ha tomado o comprado territorio de México. Incluso Alaska fue comprada a Rusia.
La historia de la obtención de territorios al sur y el oeste es básicamente la historia de una difícil relación entre México y Estados Unidos. La expansión de los Estados Unidos hacia el sur y el oeste fue a expensas de su vecino hispanoparlante.

El constante desplazamiento hacia el sur

En verde claro el territorio mexicano reclamado por Texas tras independizarse.

Texas se incorporó a los Estados Unidos en 1845, años después de proclamarse independiente de México. Tras la guerra de 1846 a 1848, México cedió la mayor parte de su territorio mediante el Tratado de Guadalupe Hidalgo.
Pero no para ahí la historia del crecimiento estadounidense a base de territorio mexicano. La frontera de México con Texas, antes de la guerra de 1846, estaba delimitada por el río Nueces. Los combates entre tropas mexicanas y texanas al sur de dicho río, fueron pretexto para que Estados Unidos declarase la guerra a México. Tras su derrota, México debió aceptar como frontera el río Bravo, mucho más al sur.
Otro político mexicano, el ex presidente Vicente Fox, en declaraciones a la periodista guanajuatense Iris Bañuelos, declaró en julio de 2017 que Benito Juárez estuvo a punto de ceder el control del istmo de Tehuantepec a los Estados Unidos, lo que habría sido perder la soberanía nacional.
Sin embrago el Tratado McLane-Ocampo, que cedía el control de la región, fue rechazado por el mismo Senado estadounidense.
En 1864, el curso del río Bravo varió unos cientos de metros hacia el sur, quedando alrededor de 177 hectáreas de territorio mexicano al norte del río; de hecho, la administración de la zona fue ejercida desde entonces por el condado texano de Franklin. Una larguísima reclamación mexicana, de 103 años, en la que se recurrió a un juicio internacional, desembocó en un veredicto favorable a México; sin embargo los Estados Unidos devolvieron sólo una parte de lo reclamado, el paraje conocido como El Chamizal.

La cruzada del senador mexicano Patricio Martínez

El senador chihuahuense Patricio Martínez

El Presidente de Estados Unidos, Donald Trump, tomó el compromiso de construir un enorme muro de miles de kilómetros; así tratará de impedir el flujo de migrantes ilegales. De ese modo se vería formalizado un despojo más de territorio de México.
En 1853, México vendió una extensa región conocida como La Mesilla, Gadsden Purchase en Estados Unidos; hoy está integrada a los estados de Nuevo México y Arizona. Justamente en el perímetro de esa zona se halla el sector que Martínez reclama como territorio mexicano.
  Patricio Martínez concedió este jueves 8 de marzo una entrevista a Carmen Aristegui; ahí insistió sobre los puntos que viene señalando desde 2012. En noviembre de 2016 presentó en la Cámara de Senadores un Punto de Acuerdo, que sin embargo hasta ahora no ha sido tomado en cuenta por sus compañeros; ni siquiera reaccionó la fracción priísta, que tiene el poder de hacer triunfar iniciativas de ley o bloquearlas.
El senador cree que México no puede ceder ya ni un milímetro más de su territorio. Para Martínez, se está perdiendo territorio de México desde antes de la independencia; Luis de Onís, en nombre de España cedió en 1819 a los Estados Unidos vastos territorios allende al río Mississipi.

¿Cuántos países caben en 845 kilómetros cuadrados?

La península de Florida fue comprada a España por cinco millones de dólares, los cuales nunca fueron pagados. Lo mismo ocurrió con La Mesilla, por la que prometieron la misma cantidad a México, la cual nunca fue entregada.
Resulta que los mojones o señales que marcan los límites entre México y Estados Unidos según el Tratado de La Mesilla, no están en los lugares acordados; presentan un desplazamiento de minutos y segundos geográficos; eso provoca que provoca que se acumule un total de casi 845 kilómetros cuadrados; de los que Estados Unidos ha tomado posesión indebidamente, en opinión del senador Martínez.

Ya el gobierno de Porfirio Díaz se había percatado del tema; los comisionados para efectuar el deslinde “erraron” en la colocación de las señalizaciones hasta por siete kilómetros.

Para darnos una idea del enorme territorio que son 845 kilómetros cuadrados: en ese espacio caben juntos varios países; Andorra, San Marino, Liechtenstein, Mónaco y la Santa Sede, y sobra espacio. La Ciudad del Vaticano cabe ahí más de 1920 veces; también corresponde a la mayor parte de la Ciudad de México.

[Total: 0    Average: 0/5]

About author Ver todos los posts

Fermin

Close