Las esposas regañonas y controladoras tienen maridos longevos

¿Tienen esposas regañonas, manipuladoras, despóticas, mandonas, controladoras, dominantes y odiosas? Son afortunados, tal vez es lo mejor que les podía pasar.

Vivir eternamente con esposas con esposas regañonas

Veamos un caso, imaginario si quieren, pero con muchos equivalentes en la vida real: don Alfonso llega puntual a la fiesta de 15 años a la que fue invitado. Su fiel esposa, doña Ernestina, se sienta a su lado tras saludar emotivamente a todas las amistades que halla en el camino hacia la mesa que se les ha asignado. Tras el baile y los rituales de rigor, ha llegado la hora de la opípara cena. Cena abundante para todos, excepto para don Alfonso.

-¡Alfonso! Ya llevas dos cervezas con esa, acuérdate de que con tantas te mareas.

-No tomes Coca Cola, o vas a terminar diabético como Fernandito.

-Joven, a mi esposo sólo póngale agua mineral en vez de tequila.

Y así pasa la velada para la romántica pareja. Un marido fiel y abnegado, con ochenta y dos años de edad a cuestas, casado con una de esas esposas regañonas que todo el mundo califica de dominadora, controladora, cruel y hasta odiosa.

Pero si don Alfonso ha llegado a esa edad, se lo debe precisamente a los rigurosos controles que le impone su esposa.

Así lo corrobora la Universidad de Michigan, que tras un estudio de cinco años aplicado a mil doscientos hombres casados. De acuerdo a Hui Liu, director del estudio, las esposas problemáticas y que fiscalizan constantemente a sus parejas, impiden que éstos adquieran malos hábitos.

¿Esposas regañonas o madres de sus maridos?

Esposas regañonas benefician la salud

Las esposas regañonas prolongan la vida del marido

A veces las esposas de edad madura asumen un rol más cercano al de madres que al de consortes de sus compañeros. Frecuentemente están regañando a sus esposos, buscando que cuiden con más esmero su salud. Esto genera a veces el enfado del sufrido varón, pero de acuerdo al investigador independiente José Luis Camacho, youtuber conocido por su canal Mundo Desconocido, el enfadarse aumenta las expectativas de vida larga, porque libera las tensiones acumuladas.

De acuerdo al mismo investigador, vivir entre mujeres desde niño aumenta la esperanza de vida del varón, lo mismo que casarse. Si vivimos rodeados de la abuela, la madre, las hermanas, las tías, las primas, en la infancia, y luego en compañía de la esposa y las hijas en la madurez, nuestras expectativas de tener una vida larga son firmes. Y si esas mujeres son dominantes y mandonas, mejor aún.

Hoy día ya hay numerosos esposos de edad avanzada que, habiendo sido hijos de madres de  fuerte carácter, son ahora padres de hijas de fuerte personalidad, y maridos de esposas que más bien parecen sargentos. Pero precisamente por vivir en este medio en que no se les permite tomar riesgo alguno, han alcanzado mayor edad que otros varones más libres y audaces.

Adiós al estereotipo de la esposa sumisa y llorona

La idea típica de la mujer débil y llorosa, sumisa ante las reglas del patriarcado, está en lenta pero inexorable extinción. Cada vez hay más familias mono parentales donde la madre es jefa de la casa con todo lo que esto implica. El patriarcado, tan odiado por las feministas, va en retirada y hay núcleos familiares donde realmente se vive un férreo matriarcado, aún en presencia de maridos. Maridos que en estos casos exhiben una personalidad discreta, hasta tímida, a sabiendas de que en cualquier disputa familiar las hijas respaldarán a la madre.
En realidad estos hombres son padres y esposos realmente venturosos, sobre protegidos por celosas féminas que impedirán al ya no dominante hombre de la casa dañarse con conductas suicidas, las cuales eran el distintivo de los varones en otras épocas.

¿Cómo benefician las esposas regañonas a sus maridos?

  • Una esposa controladora, procurará que en casa no haya comida chatarra.
  • Las esposas controladoras impulsarán a sus maridos a hacer más ejercicio.
  • Los maridos controlados estarán sujetos a una alimentación saludable.
  • No podrán fumar en casa, ni consumir grandes cantidades de alcohol.
  • Si sale a divertirse, tendrá que volver temprano a casa, sin emborracharse no asumir grandes riesgos.
  • Si va de paseo con sus amigos, la esposa le llamará al celular; siempre lleva celular para que ella lo localice. Lo hará volver de inmediato, aunque sólo lleve un par de horas de viaje. Los demás hombres de la expedición, si no son casados claro, seguirán adelante; a veces se meterán en líos o beberán de más.

Molestar y mandar al esposo, en realidad puede ser una forma en que la mujer trata de protegerlo. Esta idea también proviene del estudio de Hui Liu; con ello la idea de que una relación conyugal tensa perjudica la salud está en entredicho.

Las autosuficientes, autoritarias y dominantes mujeres na

En China, la etnia de los na, de idioma naxi, es conocida también como los mosuo. Esta etnia se ha vuelto mundialmente célebre por ser la última sociedad matriarcal. En ella la mujer no se casa, así que no podemos llamarla esposa mandona. Sin embargo las mujeres son las que toman las decisiones. No sólo eso, también se encargan de realizar las labores físicas más pesadas, incluyendo la labranza.

Los varones, quiero pensar, se sienten especialmente felices en esa forma de organización social.

Los hijos son considerados propiedad de la madre. Casarse les parece a las mujeres una locura. En vez de ello, poseen una habitación con salida a la calle. Por la noche dejan entrar al hombre de sus preferencias, con el que establece una relación romántica de duración indefinida. El día que ella se harta de él, simplemente no le abre más la puerta, decisión inapelable. Pero seguramente el varón así desdeñado hallará otra pareja dispuesta a recibirlo con las mismas cláusulas.

Los hombres se encargan de labores que no requieren de mucha responsabilidad; labores que no son muy pesadas, pr ejemplo, la var la ropa o cargarla a la lavandería. Disponen de mucho tiempo libre y se reúnen entre amigos llevando consigo grandes jaulas con ss pájaros favoritos en ellas. Juntos  se dedican a chismorrear de toda clase de temas y escuchan los trinos de los pajaritos que han reunido.

Ta vez el matriarcado no sea tan mala idea; luego de miles y miles de años de patriarcado en el resto del mundo.

 

About author Ver todos los posts

Fermin

Dejar una respuesta

Your email address will not be published. Required fields are marked *