Adolf Hitler el desconocido: el otro lado del Führer y su Alemania

Adolf Hitler amaba a los perros

Adolf Hitler: ¿un monstruo ecologista?

Existe un consenso universal en considerar a la Alemania de Adolf Hitler como la esencia misma del mal. El Tercer Reich es recordado por la matanza sistemática de opositores, así como de judíos y gitanos; la invasión a los países vecinos, especialmente la Unión Soviética; las decenas de millones de muertes que la invasión a este último país provocó; el racismo militante y el supremacismo ario. Estas son, entre muchos otros factores, las causas de que se considere a Hitler, el nacionalsocialismo y la Alemania nazi como la quintaesencia de la perversidad.

El Japón de Hirohito cometió crueldades más atroces aún; su invasión a China fue la agresión más mortífera a un país en la historia; pero al hablar de la Segunda Guerra Mundial y sus horrores, la mente se enfoca principalmente en Adolf Hitler; su país luchó a la vez contra rusos y estadounidenses –y todos sus aliados-.

Sin embargo, por imposible que parezca, en todas las cosas hay pros y contras; la Alemania del Führer no es la excepción.

Adolf Hitler, el nacionalsocialismo y la Alemania del supremacismo ario tuvieron rasgos que parecen ser incompatibles con la imagen de maldad con que se les recuerda.

La Alemania nazi, protectora de los animales y la naturaleza

Parece paradójico, pero el régimen que provocó decenas de millones de muertes humanas, se esmeró en la protección de los animales.

En efecto: en 1933 se promulga la Ley de Protección a los Animales, mediante la cual se prohibió a vivisección. Ya en plena guerra, la policía alemana remitía a los campos de concentración a todo aquel individuo que fuese sorprendido maltratando un perro. Las langostas debían ser cocinadas a la temperatura que menos dolor les produjese.

En 1944 es aprobada la Ley del Reich de la Caza; con ella que se regulaba la actividad cinegética, procurando infligir el menor sufrimiento posible a las presas.

Aún más, en 1935 se implementa la Ley de Protección a la Naturaleza. De este modo se reguló el transporte animal en vehículos.

Adolf Hitler y el popular “vochito”

El popularísimo escarabajo, conocido coloquialmente en México como “vochito”, tiene una larga historia que comienza en la Alemania hitleriana.

Así es, una de las muchas medidas del canciller Hitler en busca de incrementar su popularidad fue impulsar la creación de un vehículo para el pueblo, lograr que cada trabajador alemán fuese propietario de un vehículo automotor.

La compañía Volkswagen fue la solución. Fue creada en los tempestuosos años treintas. Nada más llegar al poder, Hitler abolió los sindicatos de corte tradicional. Surgió entonces el Frente Alemán del Trabajo, el cual creó a la famosa compañía.

LEER MÁS  Ella mostro lo mejor a pesar de su perdida de cabello

300000 escarabajos fueron lanzados al mercado, para hacer competencia a las compañías Ford y Mercedes. Los autos de la Volkswagen resultaron tan eficientes y populares que aún hoy circulan en nuestras calles unidades de los modelos más recientes, a pesar de que dejaron de fabricarse hace ya muchos años.

Fanta, el refresco alemán

Incluso hoy poca gente sabe que Fanta, la famosa bebida gaseosa de sabor a frutas, fue creada en la Alemania de Hitler. Los alemanes eran grandes consumidores de Coca Cola. Tras entrar en conflicto los estados Unidos con Alemania, la matriz estadounidense dejó de enviar el concentrado a los alemanes. La estrategia germana fue desarrollar una bebida local con los recursos que tenía a la mano en esos tiempos de guerra. De este modo, los productores locales de Coca Cola presentaron al público Fanta, declarando que era una bebida de la familia Coca Cola GmbH, la filial alemana de Coca Cola.

Ha sido tal el éxito de Fanta que sobrevivió al bombardeo y destrucción de las 43 fábricas alemanas que la producían, y a la derrota de la Alemania nazi.

Jesse Owens y el Führer

Mucha gente piensa que los nazis odiaban a muerte a todo aquel que no fuese blanco. Si bien los nazis consideraban a la “raza aria” como superior a todas las demás, su postura no les impedía llevarse bien con personas de etnias diferentes. De no haber sido así, jamás habrían hecho alianza con los japoneses; tampoco habrían admitido en sus filas a combatientes de origen asiático de ojos mongoloides.

En una era en que el racismo era común incluso en América, Jesse Owens fue un atleta afroamericano de nacionalidad estadounidense. Es considerado el mejor deportista de la historia hasta 1936. Su triunfo en los Juegos Olímpicos de Berlín, en la prueba de los 100 metros planos, fue arrollador.

La leyenda negra de Hitler destaca que el Führer odiaba a las personas de raza negra; en todo momento se habría esforzado en demostrarles su desprecio. No obstante, las declaraciones del capitán británico Eric Brown, así como del periodista alemán Siegfried Mischner, narran otra historia. Citando al propio Owens, el alemán aseguró en 2009 que Hitler y Jesse Owens se saludaron de mano tras el triunfo del atleta. Jesse conservaba como u trofeo una fotografía del histórico momento. Un rasgo de caballerosidad del político más odiado de la historia. (4)Rasgo que no tuvieron algunos de los compatriotas blancos de Owens.

[Total: 0    Average: 0/5]
                  

About author Ver todos los posts

Fermin